lunes, 12 de mayo de 2008

Amenaza tormenta (1)

Al levantarse recordó que todos le habían dado la espalda. Entonces se dió cuenta, estaba solo. Otra vez.
Ao levantar-se recordou que todos lhe tinham dado as costas. Então se dió conta, estava só. Outra vez.

3 comentarios:

Baraka dijo...

Mejor solo que mal acompañado, jejejeje

Por cierto, os doy una primicia: pronto estaré en un programa de Extremadura TV...

Sara dijo...

Sí? cuenta...
S.

Baraka dijo...

jajajajaja

Todo en su punto, digo, a su tiempo!